Comparte:

Las arrugas son, por lo general, signos de la edad. Sin embargo, es posible hacerse mayor manteniendo un aspecto juvenil y saludable en tu piel.

Conforme pasan los años la piel cambia, surgen las arrugas, manchas y resequedad. Además, se vuelve más delgada y pierde grasa, tornándose menos suave y lisa, lo que hace que la recuperación de su aspecto original sea cada vez más difícil.

Mucha gente, tanto hombres como mujeres, no se cuidan lo suficiente por puro desconocimiento. Quizás también, porque no saben que con una serie de sencillos pasos y cambios de hábitos, pueden conseguir unos resultados fabulosos.

La clave está en la rutina, en ser constante, como en la mayoría de los aspectos de la vida.

 

Piensa que la forma en la que la piel se estropea y empiezan a aparecer las arrugas, está directamente relacionada con una variedad de factores. Por ejemplo, tu estilo de vida, tu dieta, tu herencia, y otros hábitos personales. De ahí que una persona que tenga 30 años puede parecer que tenga 40 y viceversa.

 

La piel cambia a medida que envejecemos, queramos o no, pero con estos sencillos consejos que te mostramos a continuación, lo haremos de manera más saludable.

 

1- Ritual de belleza diario:

Sigue estos sencillos pasos al levantarte y al acostarte:

  • Limpiar: Elimina la suciedad y el exceso de grasa de tu piel con productos adecuados.
  • Contorno de ojos: Aplícalo con suaves toquecitos alrededor de los ojos.
  • Serum: Es fundamental por sus activos hidratantes.
  • Hidratación: Utiliza dos tipos de cremas uno para el día y otro para la noche.

 

2- Alimentación:

Es fundamental que mantengas unos hábitos alimenticios saludables. Una dieta sana es igual a una piel radiante.

Además existen una serie de alimentos que te ayudarán a mantener las arrugas a raya, y que recomienda el dermatólogo clínico e investigador Nicholas Perricone. Entre los que se encuentran:

 

  • El salmón salvaje y peces de agua fría como sardinas o truchas: Fuente de proteínas necesarias para mantener y reparar el cuerpo, incluyendo la piel, a nivel celular. Además son ricos en omega-3, que tiene los ácidos grasos esenciales para mantener la piel flexible y libre de arrugas.

 

  • Cúrcuma: Un excelente anti-inflamatorio gracias a sus propiedades antioxidantes. Además, aumenta los niveles sanguíneos de la enzima glutation S-transferasa, una proteína importante y vital en el sistema de desintoxicación del cuerpo para mantener la piel clara, firme, tonificada y radiante.

 

  • Arándanos: Son una excelente fuente de muchos fitoquímicos como las antocianinas, que actúan como antioxidantes. Éstos trabajan día y noche para proteger la piel del envejecimiento prematuro y cuida a las células de los efectos del ADN. También tiene grandes propiedades anti-inflamatorias que te ayudan contra las arrugas y la flacidez de la piel.

 

  • Coco: Te ayudará a fortalecer los tejidos conectivos de la piel para mantenerla suave, tersa y flexible. Tanto el aceite como el agua de coco dan luminosidad a tu piel y aumentan la protección antioxidante para prevenir así el envejecimiento de tu cutis.

 

 

  • Chocolate negro: Una sustancia química de cacao protege la piel de los efectos dañinos de la exposición al sol y evita que la piel sufra de envejecimiento. Además, el cacao tiene más antioxidantes que los arándanos, el té verde y el vino tinto.

 

  • Melón: Su contenido en vitamina C, vitamina A, beta-caroteno y otros carotenoides ayudan a prevenir el daño solar y mejora la calidad de tu cutis. Además, es maravillosamente hidratante.

 

3- Estrés y tensión:

Estar estresado, tenso o no dormir bien provoca que acumules hormonas de estrés en el cuerpo. A esta hormona se le llama cortisol que obstaculiza la producción de colágeno y conduce a la creación de arrugas.

 

Averigua qué es lo que te ayuda a relajarte y ponlo en marcha. Tu piel te lo agradecerá.

 

4- Restregarse los ojos.

Frotar o restregar la piel tan delicada que tenemos alrededor de los ojos, causa oscurecimiento de la piel y su irritación.

Acude a un oftalmólogo por si se trata de un problema de visión y si no es así, intenta evitar este mal hábito.

 

5- Protégete del sol.

Utiliza un buen protector solar, pero no solo en verano, en invierno la radiación UVA también está presente. ¡Y no te olvides de las gafas de sol!

 

 6- Cosmética adecuada.

Existen millones de productos en el mercado, pero no todos son buenos para ti. Ante esto puedes hacer dos cosas. Una ir probando hasta que encuentres el adecuado para tu tipo de piel, con lo que esto supone en tiempo y costes. O acudir a un especialista que te haga un diagnóstico y te aconseje el que debes usar.

 

7- Limpiar la cara con jabón.

¡Nunca lo hagas! El jabón reseca la piel y las arrugas se notan mucho más en una piel seca, además de que pueden crear eczemas o erupciones.  Utiliza productos adecuados, lo agradecerás y tu piel más.

 

8- Secarse bien la cara.

Exponer la piel mojada a los efectos adversos del aire, provoca que se reseque y por lo tanto se acentúen más aún las arrugas.

 

9- Beber agua.

El agua es fundamental para la hidratación, y por lo tanto para mantener las arrugas a ralla. Olvídate de los refrescos y de las bebidas alcohólicas.

 

10- Tratamientos estéticos.

Existen terapias basadas en varios conceptos como implantes reversibles,  mesoterapia facial, peelings, técnicas de láser facial, toxina butolínica,  ácido hialurónico, entre otros.

Tienen en común su seguridad, el ser muchas veces complementarios y progresivos. Además el paciente en la mayoría de casos no requiere anestesia, con apenas un poco de maquillaje puede reemprender su vida al momento de salir de la consulta.

Lo importante es que encuentres una clínica o centro estético de calidad, con buenos profesionales. Ellos te asesorarán en el tipo de tratamiento adecuado a tus necesidades.

 

 

 

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar